Cómo elegir el calentador de gas adecuado para casa Saltar al contenido

Cómo elegir el calentador de gas adecuado para casa

La función principal del calentador de gas es la de suministrar agua caliente de forma inmediata a tu vivienda. Para ello, utiliza la energía (gas) para aumentar la temperatura en cuestión de segundos. 

Desde Reparaciones Gerpi pensamos que a la hora de elegir un buen calentador de gas, hay que tener en cuenta cuál es el que mejor se adapta a nuestro hogar, y para ello, debemos tener en cuenta diversos factores como son el consumo de agua, combustible, la evaluación del gas y el tipo de encendido que tiene. 

A continuación te mostramos los factores clave para orientarte en esta elección y que la compra de tu calentador de gas sea la adecuada. 

Tipo de combustible

¿Tenemos instalación de gas en casa? Lo primero a lo que tienes que prestar atención es a esta cuestión. Si no contamos con esto, necesitaremos un termo o acumulador eléctrico.

Este tipo de calentadores utilizan únicamente el gas natural, butano o propano para funcionar, por lo que otro aspecto a tener en cuenta es el de conocer con cual disponemos. Aun así, la mayoría de calentadores están disponibles para ambos tipos de combustibles. 

Consumo de agua

Los calentadores están diseñados para producir entre 5 y 20 litros de agua por minuto. Para que este suministro sea el adecuado y se adapte a nuestras necesidades, tenemos que tener en cuenta el número de duchas, lavabos y fregadero, el caudal de la ducha y su distancia hasta el calentador, es decir, todos los puntos de agua caliente con los que contamos. 

Esto es importante porque la capacidad que tenga el calentador determinará si vamos a poder usar agua caliente en casa de forma simultánea. 

Entonces, ¿de cuantos litros/minuto tiene que ser mi calentador?

Aquí tienes una breve explicación de cuál es la mejor opción para cada situación:

  • De 6 litros/minuto: Genera el agua caliente suficiente para una única ducha, fregadero o lavabo, sin superar el salto térmico a 25ºC.
  • De 11 o 12 litros/minuto: Genera el agua caliente necesaria para una ducha, lavabo o fregadero superando saltos térmicos a 25ºC. Esta elección suele ser la más común y económica si se adapta a tus necesidades.
  • De 14 o 15 litros/minuto: Genera el agua caliente necesaria para dos duchas, dos lavabos o dos fregaderos, sin superar el salto térmico a 25ºC.
  • De 17 o 18 litros/minuto: Genera el agua caliente necesaria para dos duchas, dos lavabos o dos fregaderos soportando saltos térmicos de más de 25ºC.  Si estás buscando algo más potente, capaz de suministrar agua en dos puntos de forma simultánea, esta sería la mejor opción, ya que normalmente el salto térmico siempre va a alcanzar los 25ºC o más. 

Tipo de encendido

Otro factor a tener en cuenta es el tipo de encendido. Podemos encontrar los siguientes: 

Cerilla: para este tipo de encendido, necesitamos acercar una cerilla al quemador mientras apretamos un botón. Es el más básico del mercado pero cada vez va desapareciendo. 

Piezoeléctrico o tren de chispas: su encendido también es manual, pero en este caso tiene un botón que produce chispas para que se encienda el calentador. 

Estos dos tipos de encendido se van quedando obsoletos porque la activación de la llama cada vez que necesitamos agua caliente es responsabilidad nuestra y suele resultar incómodo a veces. Igual ocurre si queremos apagarlo para que no siga consumiendo y gastando gas, debe ser de forma manual. 

Encendido electrónico o automático: Como su propio nombre indica, el calentador se enciende automáticamente cuando se reclama agua caliente y se apaga cuando finaliza. 

Por este motivo, son los más cómodos y eficientes de usar, ya que no permanecen encendidos todo el tiempo y no hay que estar pendiente de apagarlo o encenderlo. 

Funcionan con pilas o directamente con electricidad.

Encendido automático por hidrogenerador: este tipo de encendido no necesita pilas ni fuente de alimentación eléctrica. Lleva incorporado un sistema de dinamo que hace que el calentador se encienda de manera automática solo con la fuerza que tiene el agua. 

Este tipo es el que requiere de menos mantenimiento. 

Tipo de evacuación 

Los gases nocivos que se producen con la combustión pueden suponer un riesgo para la salud, por lo que es importante tener en cuenta que la salida de gases cumpla la normativa vigente y si está en un lugar bien ventilado o no. 

Encontramos tres tipos de calentadores según como sea la evacuación:

Tiro natural o atmosférico: Estos calentadores se instalan cuando se reúnen todas las características para que los conductos de salida del gas estén dentro de las normas reglamentarias. Expulsan el aire al exterior de forma natural, sin usar ventilador.

Tiro forzado: Lo que hace particular a este tipo de calentadores es que tienen un sistema de ventilación incorporado que se encarga de que la evacuación de los gases sea correcta. Cuando los conductos de salida del gas no respetan las distancias necesarias o no se puede obtener aire fresco, debe colocarse este calentador. 

Circuito estanco: Cuando el espacio es reducido o poco ventilado y se necesita aire del exterior, este es el tipo de calentador adecuado. Tienen un sistema de evacuación especial a modo de pulmón, en el que por un lado entra el aire nuevo y por otro expulsa el gas quemado. 

Esperamos haberte servido de ayuda con este pequeño esquema de lo que necesitas saber para elegir el calentador de gas perfecto para tu hogar.  Recuerda prestar atención a tus necesidades y a la adaptación que puedas tener en casa y una vez hecho esto, te recomendamos contactar con un técnico profesional que pueda orientarte y realizar la instalación que necesitas. 

¡Llámanos!